Extremadura, una tierra de tradiciones gastronómicas ricas y diversificadas, es conocida por su amplia variedad de quesos de alta calidad. La región, ubicada en el suroeste de España, ha desarrollado a lo largo de los años una tradición quesera única que ha llevado a la creación de quesos con Denominación de Origen Protegida (DOP) reconocidos en todo el mundo. En este artículo, exploraremos algunas de las variedades más destacadas de queso de Extremadura, descubriendo sus sabores, texturas y la pasión que los productores ponen en su elaboración.

1. Torta del Casar

Uno de los quesos más emblemáticos de Extremadura, la Torta del Casar, es conocida por su suavidad y cremosidad. Elaborado con leche de oveja, este queso se presenta en forma de torta y se sirve tradicionalmente en su propia corteza. Su textura untuosa y su sabor intenso lo convierten en una delicia para los amantes del queso. La DOP garantiza la calidad y autenticidad de este queso que se ha convertido en un símbolo de la región.

2. Queso de la Serena

El Queso de la Serena es otro tesoro quesero de Extremadura. Elaborado en la comarca de La Serena, este queso se distingue por su pasta blanda y cremosa con un característico aroma a leche fresca. La DOP asegura que se prepare exclusivamente con leche de ovejas de la raza Merina y siguiendo métodos tradicionales. Es perfecto para disfrutar con un buen vino y un poco de pan.

3. Queso Ibores

El Queso Ibores, producido en la comarca de Los Ibores, es un queso de cabra con DOP. Su sabor es suave y delicado, con un ligero toque picante que se intensifica con la maduración. La corteza se lava con pimentón, lo que le otorga su característico color naranja y un sabor distintivo. Es ideal para aquellos que buscan un queso de cabra auténtico y sabroso.

Conclusión

Las variedades de queso de Extremadura son un reflejo de la riqueza gastronómica de la región. Cada queso tiene su propia historia y carácter, pero todos comparten el compromiso con la tradición y la calidad que los hace especiales. Ya sea disfrutando de la Torta del Casar untada en una rebanada de pan o degustando un Queso Ibores con su sabor picante, los quesos de Extremadura son un placer para los sentidos y una ventana a la tradición culinaria de esta hermosa región española.